Vidente Real, aciertos certeros – Carmen Luque 965 993 318

Mi tarot es real y verdadero

La videncia y Dios

| 0 Comentarios

diosLa clarividencia es un don divino que solo se otorga a aquellas personas que sean merecedoras de él. Sin embargo, muchas de ellas se pierden en el camino y los terminan utilizando de una forma para la que no han sido pensados. Algunos usan sus dones para obtener dinero engañando a los demás… siendo algo que Dios no aprueba.

Por ejemplo, hay un dicho que establece que una persona es clarividente cuando tiene mucho éxito en los negocios, básicamente porque es capaz de fijarse en ciertos factores de la economía y manipularlos a su favor, sin embargo, esto no se puede considerar un don de clarividencia.

No es un don que haya sido dado por Dios… y ni tan siquiera se considera un don natural.

La videncia: el regalo natural de Dios

¿Alguna vez te has parado a pensar porque el Dios hace ese regalo a tan solo unos pocos elegidos? A Dios le interesa solamente una única cosa de nosotros: que le amemos para así poder acceder al reino de los cielos y ser felices para siempre.

Ahora bien, también tienes que saber que todos los bienes materiales que nos atan a la tierra es algo que Dios desprecia. Sabe que a los hombres hay que saber guiarlos en su camino porque no siempre pueden encontrar el que se considera correcto.

Por esta razón concede estos dones a personas especiales que sepan utilizarlos. El objetivo es que estos clarividentes sean capaces de aplicarlos para ayudar a las personas a lo largo de todo su camino.

¿Qué pasaría si todo el mundo naciera con el don de la videncia? Probablemente sería un desastre. Tienes que pensar que algunas personas no serían capaces de utilizar ese poder para lo que le ha sido concedido; probablemente porque se perderían en el camino y lo único que querrían conseguir sería beneficio económico a toda costa.

De esta forma, Dios solo busca aquellos recipientes especiales que puedan contener este don; aquellas personas que, aunque lo tengan, no se pueden perder en el camino.

Ahora bien, a veces las cosas no salen como él quiere.

Cuando un vidente equivocado recibe el don de la clarividencia de Dios

Ahora bien, Dios no sabe como va a pensar el hombre. Puede haber confiado en él y luego darse cuenta de que, quizá, no era el escogido para el don.

Sin embargo, nunca va a quitarle ese poder, la idea de esta fuerza tan increíble es que el propio vidente sea capaz de darse cuenta de su error por si mismo y aceptarlo. Sólo de esta manera, tarde o temprano, terminará utilizando el don para lo que realmente se le ha otorgado.

Cuando nos referimos a un vidente con un don que no le corresponde hablamos de todos aquellos que los utilizan con fines económicos o cualquier otro propósito personal.

Este tema es muy controvertido porque claro, todos los videntes cobramos por nuestros servicios. Sin embargo, no lo estamos haciendo por beneficio personal si no para poder sobrevivir. Por esta razón, estamos utilizando el regalo divino para poder guiar a las personas por el camino adecuado pero, además, utilizamos una parte de él para mantenernos y poder seguir con nuestro trabajo.

Si has tenido la suerte de estar bendecido por este don, aprovéchalo. Es muy fácil intentar ganar dinero con él pero tienes que vencer la tentación.

Si Dios te lo ha otorgado es precisamente para que seas capaz de ayudar a los demás y pienses es una vida más allá de los bienes materiales. Solo de esta forma todos conseguiremos llegar juntos al reino de Dios.

 

Deja un comentario

Campos requeridos marcados con *.


Arriba